Regresan por todo lo alto los días grandes de Triana

· Publicada ·

Trianeros del Año, de Honor, Adoptivos e Instituciones Honoríficas de la Velá de Santa Ana 2022 sobre el escenario de la Plaza del Altozano. | FOTO: Javier Fernández Maeso.

Javier Fernández Maeso | @JaviFdezMaeso


Se desvanecían poco a poco las luces de la tarde de ayer en la Plaza del Altozano y bajo el paraguas de bombillas se organizaba con alboroto el público para ocupar los asientos del recinto aforado este año -tan solo tenían permitido el acceso la prensa, las autoridades municipales y representantes de diferentes instituciones del barrio-, deseoso de contemplar el acto inaugural de la Velá de Santa Ana 2022. Los vecinos que no quisieron perderse la cita se arremolinaban alrededor de las vallas.

El formato de dicho evento ya se ha convertido en un pack indivisible de tres piezas (concierto de la Banda Sinfónica Municipal de Sevilla, pregón y entrega de reconocimientos a los premiados), solo que este año se ha cambiado el orden habitual de las partes del acto: el concierto pasó a cerrar la noche en lugar de ser lo primero de la velada.

La delegada del Distrito Triana, Encarnación Aguilar, presentó a la pregonera, Reyes Robledo Castizo. Es profesora de los Salesianos de Triana -lleva 33 años en la docencia-, colaboradora de la revista Triana y presidenta de Honor del Ateneo de Triana. La utrerana, muy rociera, ha formado una familia trianera y lleva el barrio en el corazón. En su pregón, en su gran mayoría escrito en prosa, describió cómo es el día a día en el arrabal, enfatizó la importancia de Triana para el arte flamenco e hizo un repaso por personajes destacados del barrio en distintos ámbitos.

Para ello utilizó varios fragmentos de poemas, sevillanas o rumbas populares relacionados con el barrio en determinados momentos de su pregón, que terminó con un tributo al empresario Paco Arcas, “alcalde eterno de Triana”, recientemente fallecido. De hecho se interpretaron en su honor unas sevillanas sobre el escenario del Altozano, justo tras finalizar el pregón.

Justo después fue el turno para los premiados de la Velá de Santa Ana 2022. Primero los Trianeros del Año, luego los Trianeros Adoptivos, después los Trianeros de Honor y, para terminar, las Instituciones Honoríficas fueron recogiendo sus reconocimientos de las manos del alcalde de Sevilla. Antonio Muñoz. Práxedes Sánchez (Trianero de Honor) y Rosa María Moreno Matellanes (Trianera del Año) tomaron la palabra en nombre de todos los premiados para expresar su emoción y agradecimiento.

Pero algunos premiados, voluntariamente, tomaron la palabra durante unos segundos. El entrañable Ruperto Blanco, propietario del popular bar de las codornices, hizo reír al público con sus comentarios. Por su parte, Joya Dieng, vendedora ambulante que lleva 25 casi años ejerciendo su actividad comercial en la calle San Jacinto, se mostró eufórica e intervino hasta en dos ocasiones. La segunda de ellas fue tras finalizar el acto y no quería despegarse del micrófono mientras se deshacía en agradecimientos.

Se aprovechó la oportunidad para que los premiados de la pasada edición se hicieran su foto de grupo, tras los de la presente Velá, puesto que el año pasado no pudieron hacerlo dadas las medidas de prevención sanitaria motivadas por la pandemia. El alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, intervino justo después haciendo un repaso sobre los aspectos más relevantes de la fiesta recién pregonada y del propio barrio. También tuvo un recuerdo para Paco Arcas.

Entre unos y otros, realizaba sus intervenciones puntuales Charo Jiménez, que condujo el acto. La Banda Sinfónica Municipal de Sevilla tomó el relevo liderada por Francisco Javier Gutiérrez Juan y, tras una pieza introductoria, se sumaron en el escenario el insigne guitarrista trianero Ricardo Miño, junto a Pedro Ricardo Miño al piano. Fue un regalo ver como el toque por soléa de Triana de Ricardo Miño, el mismo que grabó para el reloj del Altozano, se entremezclaba con la armonía de la Banda Sinfónica y el piano de su hijo.

El “alumbrao” de la Velá a las 0:00 horas sucedió al concierto. Para entonces ya la calle Betis presentaba una importante afluencia de público para ser jueves e impactó hasta cierto punto revivir la normalidad de una noche de Velá con la gente en la calle, sin restricciones, tres años después. Era hora de relajarse y disfrutar, a pesar de los caros precios de muchos bares y casetas, tras una tarde de bochorno sofocante en la que el cuerpo se te empapaba de sudor a la sombra en cuestión de minutos sin apenas percatarte de ello.

La programación de la jornada la completaron las actividades deportivas en el Parque Vega de Triana (torneos de balonmano playa y pádel) y en el Centro Deportivo Antonio Álvarez Gordón ‘Tejares’ (final del torneo de fútbol sala femenino).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies