Un busto de Manuel Molina inmortaliza su arte en el patio de la Fundación Cristina Heeren

· Publicada ·

La esencia del idolatrado artista trianero Manuel Molina estará muy presente a partir de ahora en la Fundación Flamenco Cristina Heeren, gracias al busto del propio guitarrista y cantaor que se inauguró ayer en el patio de la escuela sita en la calle Pureza. El evento sirvió también de homenaje al que formara el mítico dúo Lole y Manuel con Lole Montoya.

En un acto organizado, entre otros, por el hermano del artista, el productor Jesús Molina, y la propia Fundación, la magia invadió el patio del edificio trianero, donde se celebró el evento. Admiración, amistad, talento, añoranza, arte, amor, intimidad, música, familia… un sinfín de conceptos positivos confluyeron durante la tarde de ayer en el corazón de Triana. Y en la intimidad del momento brotaron multitud de emociones.

Como no podía ser de otra forma, la familia Montoya se presentó muy bien representada en el evento. La hija del artista, Alba Molina, acudió con sus hijos, nietos del homenajeado. Lole Montoya, madre de Alba y ex pareja sentimental y artística de Manuel Molina, estuvo arropada por su prima Carmelita Montoya, cantaora, bailaora y componente del claustro de profesores de la Fundación, así como de su prima Lole y más familiares. Otros artistas allegados a la familia estuvieron presentes, como Juan José Amador, también profesor de la escuela, o Pibe, ex batería del grupo de rock sevillano Silvio y Sacramento.

La Delegada del Distrito Triana, Carmen Castreño, fue una de las que tomaron la palabra durante la inauguración del busto, junto con la mecenas Cristina Heeren, Jesús Molina, y Pepa Sánchez, directora de la Fundación e hija de Naranjito de Triana. “El Distrito tiene una asignatura pendiente con Manuel Molina y podemos adelantar que tendrá su rincón en Triana dedicado”, informó Castreño a los allí presentes. La noticia fue acogida con agrado por familiares y amigos.

El busto, realizado en barro por el escultor Daniel Guedella y perteneciente a la familia, se descubrió y desencadenó los aplausos de todos. “Esta idea surgió en 2015. Asistí a un espectáculo de Lole Montoya y Alba Molina poco después de fallecer Manuel. Me emocioné muchísimo y sentí que necesitaba hacer algo, por lo que decidí materializarlo de la manera que sé”, comentó Guedella en su intervención. Todo esto derivó en el acto de ayer, tras haberse realizado previamente las gestiones y labores oportunas por parte de la familia, la Fundación y el artista.

El homenaje rebosó ‘trianería’ por los cuatro costados y Pepa Sánchez anunció que pronto se nominarán los espacios de la escuela con nombres de ilustres flamencos, como los trianeros Paco Taranto, Naranjito de Triana y el bailaor Manuel Soler. Los alumnos de la Fundación Cristina Heeren cantaron por alegrías y Carmelilla Montoya los acompañó al baile. El acto, como era natural, se cerró con broche de oro por bulerías con las voces de Alba Molina y una emocionada Lole Montoya.

Javier Fernández Maeso

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies