Susto mayúsculo tras un atropello en Ronda de Triana

· Publicada ·

FOTO: J.F.M.

Javier Fernández Maeso | @JaviFdezMaeso


Un desafortunado suceso sobrecogió anoche a los trianeros. Durante unos instantes el tiempo se congeló en Ronda de Triana tras el atropello sufrido por un hombre de 72 años, al que embistió una motocicleta conducida por un joven de 23 años, en la que también circulaba una chica de 21 años. Los tres resultaron heridos de distinta gravedad y fueron traslados a un centro hospitalario.

Eran alrededor de las 21:55 horas y la gente disfrutaba de la primera noche -no muy fría- del fin de semana en las terrazas de Ronda de Triana. Todo transcurría con normalidad frente a las pistas de Tejares, cuando algo dinamitó por completo el orden de la situación. De repente, la gente se levantó muy asustada exclamando en las terrazas y todas las miradas se dirigían al paso de peatones que cruza desde el extremo del Centro Deportivo Antonio Álvarez Gordón que colinda con la calle Tejares hacia la otra acera de Ronda de Triana, donde se encuentra la oficina de La Caixa.

Un hombre yacía inerte en el suelo de la calzada y a pocos metros de él se encontraban dos jóvenes que circulaban en motocicleta. La moto había impactado con el hombre y, según varios testigos, este perdió el contacto con el suelo durante algún segundo, avanzando así pegado a los pasajeros de la moto hasta caer a la calzada. Rápidamente, las personas que estaban en ese momento cerca de los accidentados acudieron en su ayuda. El pánico invadió la zona por momentos.

Por suerte había cerca algún sanitario que se encargó de atender a los heridos pero el caos reinaba en el ambiente. El hombre atropellado continuaba sin moverse y el tráfico suponía un grave peligro para los accidentados y las personas que los atendían, puesto que Ronda de Triana es una avenida muy concurrida en este aspecto y no había nadie que controlara el tráfico.

FOTO: J.F.M.

Afortunadamente, el hombre que sufrió el atropello comenzó a moverse y muchos respiraron ya más aliviados. Un hombre joven y otro de avanzada edad, que exhibía una identificación perteneciente a un cuerpo policial, se encargaron de regular el tráfico en ese cruce de Ronda de Triana con las calles Tejares y Niculoso Pisano. Los jóvenes que circulaban en la moto, él con el casco puesto, permanecían en el suelo aturdidos mientras la gente les acompañaba y asistía en lo que podía.

Los servicios de Emergencias estaban avisados desde que prácticamente se produjo el accidente pero los minutos corrían y ni siquiera aparecía la Policía Local para desviar el tráfico. Entonces una nueva llamada al 112 les insistía en lo ocurrido y en la importancia de que los servicios de Emergencias acudieran con celeridad. En el aviso que el 112 había registrado constaba la calle Ronda de los Tejares como lugar del atropello, aunque sí recogían que el punto exacto del accidente se encontraba frente a la oficina de La Caixa y las pistas deportivas de Tejares.

Ya habían pasado entre 15 y 20 minutos desde que tuvo lugar el accidente y seguía sin haber noticias de la Policía Local ni del 061. El 112 ya había modificado la calle del atropello, indicando como tal Ronda de Triana. Mientras tanto, el chico que conducía la moto se taponaba una hemorragia en la zona de la nariz con un pañuelo. Las personas que asistían al hombre atropellado, entre ellos algún sanitario, lo movían para observar el golpe que tenía en el rostro y por el que sangraba de forma abundante. Luego lo colocaron de decúbito lateral, la postura recomendada hasta que llegaran los servicios de emergencias.

Por fin aparecieron de golpe y todos juntos, llegando por el extremo de Ronda de Triana más próximo a la Plaza San Martín de Porres, un par de ambulancias y un coche de Policía Local. Así, los agentes de Policía controlaron el tráfico y se encargaron de buscar testigos para esclarecer las circunstancias del accidente. De pronto, un todoterreno se abrió paso con prisa entre el tumulto, deteniéndose entre el coche de policía y las ambulancias. Un hombre descendió angustiado del vehículo buscando a los heridos. Era un familiar de los jóvenes que circulaban en moto.

FOTO: J.F.M.

Los sanitarios evacuaron rápidamente a los heridos. El joven que conducía la moto fue introducido en camilla en la ambulancia, con un vendaje que le cubría parte el cráneo y de la mandíbula. La chica que iba con él en la moto fue capaz de levantarse y dirigirse a la ambulancia, caminando con mucha dificultad y con ayuda. Por su parte, el hombre atropellado se marchó en camilla, consciente y con el rostro ensangrentado.

Una vez retirados los heridos en ambulancia, se comenzó a despejar la zona, limpiándose los restos del accidente y dispersándose los vecinos congregados en torno al lugar del suceso. Los servicios de Emergencias informaron más tarde de que los jóvenes de la moto se encuentran heridos leves y que el peatón, hospitalizado, pudo cruzar por una zona sin paso de peatones, según se desprende de las primeras averiguaciones realizadas por la Policía Local.

La urgencia del intenso tráfico que caracteriza la Ronda de Triana lo precipitaba todo, por lo que rápidamente la zona quedó despejada. Pronto, una extraña normalidad volvió a inundar el ambiente y la calle quedó sin muestras evidentes de lo que acaba de suceder. En cambio, muchas de las personas que había en las terrazas no volvieron a probar bocado.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies