Coronadiario

· Publicada ·


María del Mar Ramírez Alvarado

@marramirez

Decana de la Facultad de Comunicación de Sevilla


Pasado remoto, Nochebuena de 2019, Roma: cenamos en un restaurante en Piazza Nabona y nos hacemos una foto en la Fontana dei Cuattro Fiumi, cuánta belleza. Día de navidad: llevo a los míos al Vaticano a ver la bendición Urbe et Orbi; me acompañan protestando, todo hay que decirlo, pero aguantan el tirón. 26 al 30 de diciembre: vamos y venimos por esta ciudad maravillosa. 2019, último día: vuelo de vuelta a Sevilla. Cena de fin de año y hasta Reyes: cierta normalidad. Empiezan las clases y mi hijo Adolfo tiene mucha fiebre y tos: tres visitas a urgencias (incluyendo una en la que el médico me invita a tener paciencia, pero la tos y la fiebre le duran una semana). Nunca lo había visto tan mal. Nos contagia a todos en casa, aunque ninguno enfermamos tanto como él. Por estos mismos días: empiezo a dar seguimiento a las noticias del Coronavirus en Wuhan. Sopa de murciélago, pangolines, cría de animales salvajes. No creo que esto llegue aquí. Vuelta al trabajo: una compañera de Facultad está muy nerviosa por lo que se nos avecina, creo que exagera e intento calmarla. Avanza el mes de enero: cierre de Wuhan, primeras teorías: es un virus mutante escapado de un laboratorio chino, ha sido creado por una empresa farmacéutica que ya tiene la vacuna, terrorismo internacional, arma biológica. 31 de enero: un paciente alemán ingresado en La Gomera, primer caso Covid-19 en España.

Febrero: clases, reuniones diversas, algunos actos sociales de aquel pasado prediluviano. A mediados de este mes: empiezan a darse de baja grandes empresas y los organizadores deciden cancelar el Mobile World Congress de Barcelona; se analiza en detalle el impacto económico y todo lo que perderían comercios, hosteleros, taxistas, etc. Las autoridades hablan de “alarmismo psicológico” y denuncian una “epidemia mediática y de miedo” vinculada a intereses económicos y políticos contra el evento. 24 de febrero: el Coronavirus ya tiene cuenta oficial en Twitter – @Coronavid19: “Me encantan los cruceros” o “Mi súper héroe favorito: Batman” y “Así me gusta, Francisco” (con el re-tweet de alguien que llevaba la noche con fiebre pero estaba duchándose para ir a trabajar). Finales de febrero: cientos de contagios en Lombardía, Véneto, Emilia-Romagna y Piamonte… aunque allí estaba Lorenzo Milá en el telediario para calmarnos.

4 de marzo: una alumna de mi Facultad escribe avisando que había viajado a Italia, le han hecho la prueba y, a la espera de los resultados, estaba en cuarentena. 5 de marzo, 16 horas: me confirman el positivo por Coronavirus de esta estudiante. Llamo a Prevención de Riesgos Laborales. Hablo con unos y con otros, pregunto, me dicen que tengo que esperar el informe de epidemiología, pido que cierren la Facultad… demasiada calma a mi alrededor, parezco histérica aunque no lo estoy. El protocolo sanitario determina que quince alumnos y cinco profesores habían estado en contacto cercano con nuestra alumna. El edificio comienza a desinfectarse en profundidad y la instrucción de las autoridades sanitarias es la de seguir haciendo vida académica normal. 6 de marzo: visita a mi Centro programada en la campaña de elecciones a Rector de la Universidad de Sevilla, fijada con anterioridad, presencia masiva del equipo rectoral en apoyo que agradezco. No tengo cabeza para esto pero había preparado un documento y sigo el guion pidiendo que nos aumenten el presupuesto. En los días previos había estado con tres de los profesores confinados, beso mediante de saludo y de despedida. “Madre mía, ¿y si tengo Coronavirus y se lo contagio a todos?”, pienso. Apocalipsis now. Reprimo estas ideas. Ese fin de semana: el sábado, me tomo la temperatura en varias ocasiones, no vaya a ser…; el domingo: salgo a correr por el río y veo la Manifestación del 8M pasando por el Puente del Cristo de la Expiración (primera vez en años que no voy, siento un pellizquito). Semana del 9 al 13 de marzo: vuelta al tajo el lunes con la instrucción de transmitir tranquilidad. Reuniones varias incluida de Comisión de Seguimiento para el caso diagnosticado en nuestra Facultad. Tengo demasiado revuelo y cancelo mi asistencia a la Escuela Doctoral de Primavera del Doctorado Interuniversitario en Comunicación en la Universidad de Cádiz que finalmente celebrará solo la primera de sus jornadas. Sábado 14: salgo en bicicleta (¡oh, añorado tesoro!), poca gente en el camino. En la noche, pegada a la tele: cambio de escenario y estado de alarma. Primer día de cuarentena: esto tenían que haberlo hecho antes, entro en bucle culpando a los políticos. Segundo día de confinamiento: ¿qué haremos ahora?, ¿cuánto durará esto? Me evado recibiendo y enviando memes, qué creativa es la gente.

A partir de entonces he pasado por distintas etapas que siguen alternándose. Fase conspiparanoica: nos están ocultando datos, todos vamos a pasar por esto, hay más infectados y muertos de los que dicen, cualquiera puede ser portador y no manifestar síntomas. Fase “esto tiene sus ventajas”: puedo leer, escribir, ver películas y series, escuchar música, terminar un artículo que lleva meses estancado, cocinar, no me pongo despertador (aunque me levanto a la misma hora), me tomo un vermut casi a diario intercalado con alguna cerveza y me digo “mejor la Gamma GT –que siempre tengo alta y el alcohol no ayuda– que el virus”. Fase “teletrabajo a toda mecha”: cómo se organiza la universidad en tiempo de pandemia, mi Facultad, docencia online (pros y contras), reuniones virtuales y, antes de pasar a la fase rebelión en la granja”, apoyo mutuo importante en el WhatsApp de la Conferencia de Decanos y Directores de Centro US que echa humo. Fase “angustias vitales”: la debacle de la economía, el desempleo, la brecha digital, mis mayores, que no se expanda el Coronavirus a Venezuela… voy a engordar…. Fase “resistiré/color esperanza”: experta en tutoriales de fitness y body combat en inglés para practicar; suscripción a plataformas de TV digitales que faltan en casa; hilo a diario en Twitter sobre fotografía del XIX (despierta poco interés pero ahí sigo), ordeno fotos, hago llamadas en grupos intercontinentales con mi familia y amigas, aplauso puntual a las 20 con nuevas amistades de vecinos, me pinto los labios para tirar la basura.

Y ya vamos saliendo en esta fase 1 rogando que no se produzca ningún repunte. Noticia de los días pasados: probabilidad de muchos más Covid-19 diagnosticados como gripes normales. Cuando se pueda, porque sigue siendo complicado, quiero que al menos mi hijo se haga la prueba. A lo mejor estamos inmunizados y no lo sabemos…

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies